Web3, todo lo que debes saber del futuro

Tiempo de lectura ⏱️: 4 minuto(s)

La web3, que apenas empezamos a disfrutar, se basa en la descentralización de los servicios, productos y protocolos web. Los dueños en la web3 dejan de ser las grandes empresas. Pero no son sustituidas por otras más pequeñas o por personas individuales, sino por todos los usuarios de cada servicio, producto o protocolo. Pasa entonces a ser, el usuario, dueño de la web. Sobre esta novedad te comentamos hoy.

Antecedentes de la Web3

El internet no ha parado de evolucionar desde su surgimiento, y a día de hoy tenemos una web madura y robusta, sin embargo, con la web3 se puede decir con confianza que lo mejor apenas está empezando. En sus inicios, la web no era más que una novedosa forma de conectar los archivos con sus referencias a través de enlaces, concepto que rápidamente dio paso a una web internacional con millones de páginas. Pero eran páginas estáticas, con diseños simples y la funcionalidad justa para cumplir sus objetivos. Era una web donde el usuario era un espectador.

La siguiente gran evolución llegó acompañada de la maduración de grandes buscadores como Yahoo! o Google, y el surgimiento de los gigantes de la internet (Facebook, Microsoft, Apple, etc.). Además trajo páginas con un diseño mucho más avanzado, y lo más importante, interactivas. En esta iteración, en la cual todavía estamos, el usuario no solo lee la web, sino que escribe en ella, le pasa datos que esta procesa, envía y devuelve. El usuario es partícipe de la web.

¿Cómo se logra la descentralización?

Todo se basa en la blockchain. Aquellos familiarizados con las criptomonedas conocerán el concepto, pero vale la pena explicarlo de manera simple. La blockchain, que se traduce literalmente como «cadena de bloques», es una conexión de usuarios a través de computadoras (nodos), que funciona como una base de datos distribuida. El estar distribuida permite garantizar la seguridad e inmutabilidad de los registros de esa base de datos, donde todos pueden ver las transacciones y comprobar su fiabilidad. Es común referirse a la blockchain como un gran libro de cuentas donde se registran los movimientos de la red descentralizada.


El uso más conocido de la blockchain es el de minar criptomonedas, pero no es el único. Como ya se dijo, en ella se basa toda la descentralización de la red. Esto significa que a través de ella se puede crear una aplicación descentralizada. Sí, así como Twitter o Instagram, pero mantenida y administrada por sus propios usuarios. No es una utopía, se llaman Dapps (decentralized apps), y ya existen precisamente alternativas a Twitter e Instagram, se llaman Mastodon y KARMA, respectivamente. Además de muchas otras como Dtube (alternativa a YouTube).
Otra posibilidad que brinda la blockchain son las DAO (decentralized autonomous organizations), que se traducen como «Organizaciones autónomas descentralizadas». Un ejemplo cercano es PapiDAO, creada por Tim Parsa, el fundador de Slyk.
La blockchain permite tantas aplicaciones prácticas que es imposible abarcarlas en un artículo, te invitamos a investigar más el concepto, que es un mundo en sí mismo.

Web3 Representación gráfica de varios nodos de una blockchain.
De la mano de la blockchain, la descentralización es la próxima revolución

¿Qué beneficios se pueden sacar?

Pues las criptomonedas en sí mismas son un beneficio, por raro que parezca, minar una no es más que recibir un premio por aportar un nodo a una blockchain determinada, y así contribuir a validar transacciones. Este tipo de incentivos existen a lo largo de la web en sitios como Dtube o Ecency, donde se pueden recibir criptomonedas por compartir contenido. Además está la paz mental de saber que nadie está vendiendo tus datos privados y que tienes voz y voto en la forma de dirigir tu plataforma.

¿Cómo arrancar en la web3?

Introducirse en la web3 es como aprender cualquier tema nuevo, hay que ir poco a poco. Pero es fácil arrancar, vale con invertir en criptomonedas, mintear o comprar un NFT, crear una cuenta en una app descentralizada e interactuar con esa comunidad, o contribuir código a estos proyectos, que son de código abierto. Después todo irá sobre ruedas y será como una parte más de la web, pero una donde eres el dueño.

Nos emociona traerte este concepto revolucionario, emocionante, y además útil. Puedes dejarnos tu opinión o duda en la sección de comentarios y estaremos encantados de atender.

Carlos Z. Bent

Soy un programador que escribe, o un escritor que programa. Además, jurista de profesión. Amante de la tecnología y de todo lo creativo. Espero que todos disfruten de mis líneas y hagamos crecer aún más esta linda comunidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *